Reflexiones sobre Cristo y su Nueva Religión según la plantea Lucas en su Evangelio

“Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él,diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14.25–33, RVR60)

El Evangelio de Lucas es uno de los libros del NT que declaran su propósito de manera indubitable (Juan, Apocalipsis, Judas, etc.):

“Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.” (Lucas 1.1–4, RVR60)

Lucas escribe al “excelentísimo Teófilo”; sólo Lucas utiliza la expresión (kratistos – κράτιστος – “lo más poderoso, lo más noble, lo más fuerte”). Además de Teófilo, Lucas nombra como “excelentísimos” a Félix, gobernador de Judea por decreto de Claudio (Hch. 23.26, 24.3) y a Festo, su sucesor nombrado por Nerón (Hch. 26.25).

La sociedad romana y sus funcionarios se caracterizaban, entre otras cosas, por su interés desmedido por la fiestas y el entretenimiento. Pareciera ser que Lucas tenía esto en mente al hablarle a Teófilo, pues es el evangelista que con más frecuencia cita sucesos y enseñanzas relacionados con cenas y fiesta:

tabla_fiestas

La primera de las cenas-fiesta no relacionadas con el judaísmo que menciona Lucas la ofreció Mateo Leví, el publicano que recibió a Cristo como Señor y Salvador:

“Después de estas cosas salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. Y Leví le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos. Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.” (Lucas 5.27–32, RVR60)

Este episodio de la vida del Señor se relaciona estrechamente con el inicio de lo que he venido a denominar como la Sociedad-Ministerio de los Pescadores de Hombres, iniciando con Pedro, y muy probablemente Andrés, Juan y Jacobo:

“Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios.Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes.Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red.Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.” (Lucas 5.1–11, RVR60)

Pedro fue provisto por el Señor con todo lo que necesitaba y más tan sólo para que este apreciara lo que realmente tiene valor en esta vida!!! Sin duda, siendo un pescador, Pedro debió quedar impresionado por el resultado de la pesca (considerando que era una hora y un lugar poco apropiados para obtener resutados de cualquier tipo, menos tan ricos y poderoso), y de haber sido Pedro un creyente del S. XXI hubiese testificado de como pudo “arrebatar su bendición”, y retirarse como un don, lleno de bienes materiales conseguidos de tan prodigiosa y milagrosa pesca. Sin embargo, para lo que sirvió esta pesca fue para mostrar a Pedro que tener el mayor de los éxitos no sirve de nada si no se sirve a Cristo. Pero volvamos a la fiesta de Mateo Leví, pues allí Jesús responde a sus antagonistas fariseos, saduceos y maestros-doctores de la ley, estableciendo que la vieja religión y sus hábitos y mandamientos humanos no son compatibles con la nueva religión que nuestro Señor ha venido a inaugurar:

“Entonces ellos le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben? Él les dijo: ¿Podéis acaso hacer que los que están de bodas ayunen, entre tanto que el esposo está con ellos? Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán. Les dijo también una parábola: Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo y lo pone en un vestido viejo; pues si lo hace, no solamente rompe el nuevo, sino que el remiendo sacado de él no armoniza con el viejo. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán. Mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan. Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.” (Lucas 5.33–39, RVR60)

Es por esto que las fiestas que se narran en el contexto inmediato del pasaje que leímos en principio son tan importantes para el mismo y a la vez coherentes con la intención de Lucas en todo el libro: llevarnos a un conocimiento elevado y completo de las cosas (el evangelio en que hemos sido instruidos). La primera de las fiestas del capítulo 14 nos centra en un principio cristiano muy valioso que es el vivir siendo humildes y desprendidos:

“Observando cómo escogían los primeros asientos a la mesa, refirió a los convidados una parábola, diciéndoles: Cuando fueres convidado por alguno a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él, y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: Da lugar a éste; y entonces comiences con vergüenza a ocupar el último lugar. Mas cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa. Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido. Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos. Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.” (Lucas 14.7–15, RVR60)

Pero es la segunda (la parábola de la gran cena) la que a mi modo de ver se conecta mejor con los versos que leímos en principio; fíjense no simplemente en la parábola, que de ser tan familiar somos tentados a no prestar atención a sus detalles, pero además en las excusas de los convidados a la gran cena para no asistir:

“Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.Entonces Jesús le dijo: Un hombre hizo una gran cena, y convidó a muchos.Y a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los convidados: Venid, que ya todo está preparado.Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo: He comprado una hacienda, y necesito ir a verla; te ruego que me excuses. Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlos; te ruego que me excuses. Y otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir. Vuelto el siervo, hizo saber estas cosas a su señor. Entonces enojado el padre de familia, dijo a su siervo: Vé pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos.Y dijo el siervo: Señor, se ha hecho como mandaste, y aún hay lugar.Dijo el señor al siervo: Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. Porque os digo que ninguno de aquellos hombres que fueron convidados, gustará mi cena.” (Lucas 14.15–24, RVR60)

Las excusas: el negocio, el trabajo y el deleite físico (definitivamente es a lo que se refiere Moisés cuando dice que el recién casado es libre de las actividades de guerra para “alegrar a la mujer que tomó”). Han pasado más de 1950 años de estas palabras, y todavía conservan su vigencia! La vida cristiana no es una de autogratificación, disfrute y desarrollo personal. No es posible comprometerse con Jesús para luego continuar con un enfoque mundano de la vida, una obsesión por el bienestar personal. Nuestro llamado es mucho, mucho más grande que eso; lo que nos lleva a nuestra reflexión final, veamos:

“Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14.25–26, RVR60)

“Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14.27, RVR60)

“Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.” (Lucas 14.33, RVR60)


Palabras de verdad

2015/01/img_7956.jpg

Mientras él aún hablaba, se presentó una turba; y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba al frente de ellos; y se acercó hasta Jesús para besarle. Entonces Jesús le dijo: Judas [“amigo” en Mateo y Marcos], ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre? (‭S. Lucas‬ ‭22‬:‭47-48‬ RVR1960)

Con más frecuencia de lo que pensamos son las palabras y actitudes amables las que habrán de dañarnos. La traición, el engaño, la hipocresía comparten un mismo origen: la mentira. Es mejor siempre con amor expresar la verdad que con engaño disfrazarla y mentir. Entonces es amigo el que procura mi bien al decirme verdades dolorosas con amor, que aquel que con dulzura habla y encubre sus intenciones.

Otro, y el último, desacierto de Blackberry

Septiembre 22, 2013; 12:01 AM

Creo que pocos habían sido capaces de anunciar con tanta precisión el paso final hacia el desastre total e irreversible. Apenas cuatro días antes, Blackberry (antes conocida como “Research In Motion”, o simplemente  RIM) rendía ante la competencia el único atractivo que sus teléfonos inteligentes mantienen sobre los demás en el mercado: el servicio de Mensajería de Blackberry (mejor conocido como BBM), que estaría disponible para Android el 21 de Septiembre a las 7:00 AM, y para iPhone en la fecha mencionada en principio. Sin embargo, después que 1.1 millones de usuarios de Android habían descargado una versión “no editada” de la aplicación, y que tantos usuarios de iPhone esperaban con ansias la hora en que finalmente podrían descargar la aplicación y recordar lo que era ser parte del mundo “BB Pin”, Blackberry comunicó por medio de su blog oficial la suspensión del lanzamiento para iPhone y la eliminación de la aplicación para Android debido a “situaciones que estuvieron tratando de resolver durante todo el día”. Y con esto, sin duda alguna, Blackberry asesta la última estocada a lo que antes fue el más innovador y lucrativo negocio.

No es sólo que la decisión de hacer el BBM una aplicación multiplataforma llegara unos años tarde, y tampoco es que perdieran el momentun, es que además de todo lo anterior dieron a otras aplicaciones de mensajería que tuviesen “bbm”, “blackberry” o similares como metatag el protagonismo que ellos esperaban para sí. Aplicaciones como “Whatsapp”, y hasta una olvidada “LiveProfile” ocuparon 3 de los primeros 5 lugares en el Top Chart del App Store ese día (además de los tres primeros lugares, los lugares 21, 23 y 24 fueron ocupados por “BBM 2013”, que es una aplicación que promueve la lucha contra el cáncer de mamas, “Viber” y “Line”).

Las primera 5 en App Store (Septiembre 22, 2013)

Las primera 5 en App Store (Septiembre 22, 2013)

Han sido unos años dolorosos para RIM, que hace apenas una semana anunció el despido de 4,500 empleados y pérdidas por cerca de 1 billón de dólares. Los constantes errores de su frágil Sistema Operativo unidos a un hardware convencional pero en cierta manera anticuado, el acto desesperado de entrar en el mercado de las tabletas con la muy anunciada “Playbook”, buen hardware pero no aplicaciones, hacen de este último desacierto precisamente eso: el último.

No es posible pretender ser un gigante tecnológico y a la vez estar de espaldas a las demandas del mercado y sólo observar como la competencia arrebata lo que antes fue tu espacio. Es necesario cambiar con el mercado, evolucionar, hacerse mejor que la competencia en aquellas cosas que son vitales para los clientes reales y potenciales. Samsung y Apple han entendido esto, manteniendo la primacía mientras se adecuan (tanto en hardware como en software) al cambio que sus devotos seguidores demandan.

Tan sólo en 2009 Blackberry dominaba el mercado de los teléfonos inteligentes frente al iOS de Apple o el Android (que comprende no tan sólo a Samsung, pero también a HTC y otros tantos), mientras sus acciones en Wall Street, con todo y el inicio de la recesión económica, se cotizaban en más de USD 80.00 pero después del fiasco de Septiembre 22, 2013 ha descendido a su punto más bajo, apenas USD 8.52.

Definitivamente, las 12:01 AM del 22 de Septiembre del 2013 será una fecha inolvidable para Blackberry, los usuarios de Android y iPhone que esperaron tanto por el BBM multiplataforma, pero espero también sea una fecha con una lección inolvidable para todos los que, de una forma u otra, nos ocupamos de sostener empresas compitiendo limpiamente y procurando tomar cada vez mayor mercado mientras se satisfacen los deseos-necesidades del mercado: no podemos aferrarnos tan fuertemente a lo que fuimos que no podamos hacer espacio y prepararnos para lo que seremos.

Smartphone Market Since 2007

Smartphone Market Since 2007

Histórico de las acciones de RIM (2008-2013)

Histórico de las acciones de RIM (2008-2013)

Las acciones de Blackberry en picada el 22 de Septiembre 2013

Las acciones de Blackberry en picada el 22 de Septiembre 2013

Los resultados del TRABAJO – ¿Qué quieres lograr?

No fue este el primero de los conocimientos que adquirí en el bachillerato que necesitó ser revisado al ingresar a la Universidad Central del Este, por allá por el 1993. Recuerdo a mi profesor de física en secundaria definir para nosotros TRABAJO como “fuerza por desplazamiento”, en consonancia con la ecuación que nos mostraba en la pizarra: W = F x D. Simple. ¿O quizá no tanto?

En la UCE aprendí que el asunto era algo más complejo: el trabajo es una unidad que mide resultados, que establece el efecto de la energía invertida para realizar algún esfuerzo, por esto a la definición del bachillerato se añadió la frase “en la dirección de la fuerza”, o sea:

Trabajo es igual a la fuerza requerida para mover un objeto y el desplazamiento que resulta de aplicar dicha fuerza”

Definición Física de TRABAJO (de wikipedia.org)

Recientemente, mientras celebraba con mis compañeros de Atlantic Caribbean Packaging el Día del Fundador (la corporación decidió honrar a Horace Carter y su lucha contra el KKK en Estados Unidos en los inicios de Atlantic), y al dirigirme a ellos durante el discurso de apertura, les comparaba los aspectos físicos del trabajo con los laborales. De la definición física antes compartida se desprenden tres corolarios:

  1. El resultado del esfuerzo invertido es cuando el objeto que lo recibe se mueve en más de una dirección.
  2. El resultado del esfuerzo invertido en el trabajo es  veces nulo, cuando la dirección hacia donde se mueve el objeto es diferente a la de la fuerza que se aplica.
  3. De igual manera, es nulo el trabajo si no hay desplazamiento.

Llevar una carga pesada a cuestas, por ejemplo, no resulta en trabajo alguno, pues la fuerza se plica de manera vertical pero mi desplazamiento es horizontal.

Es entonces evidente que, para obtener los resultados que esperamos del trabajo, necesitamos enfocarnos en la dirección antes que en la cantidad de fuerza”

Muchos de nosotros, que somos empleados, no encontramos otra satisfacción en nuestro trabajo más que el cansancio y el sudor. Nos esforzamos cada día más, nos levantamos más temprano, nos acostamos más tarde, y al final todo parece seguir igual. Es que esforzarse más sin saber hacia dónde quiero ir no sirve para nada, tan sólo para estar cansado.

No me tomes a mal, no estoy diciendo que no es necesario esforzarse. Lo que digo es que todo ese esfuerzo debe estar bien direccionado para obtener resultados. Tu trabajo debe ser inteligente, no tan sólo duro. ¿Qué quieres lograr? Cuando sepas la respuesta a esta pregunta entonces direcciona tus esfuerzos hacia allí!

Educación y su Influencia en la Calidad en República Dominicana: La Cuchara BON

Cucharas BON

Cucharas BON

Lo que estoy por compartir con ustedes no es desconocido. Al contrario, es la experiencia de vida de todos nosotros los que vivimos en este amado pedazo de isla.

Siempre que hablamos de Calidad entendemos que Calidad tiene que ver con la satisfacción de las necesidades expresadas por el cliente. Pero hay un elemento adicional a considerar en nuestro concepto de Calidad: la educación.

La educación no nos brinda tan sólo conocimiento. El principal valor que aporta una buena educación en el ser humano es el darle nuevos ojos, capacitarle mejor al momento de tomar decisiones, pues el conocer diferentes hechos y opciones le permite sopesar los beneficios y los perjuicios que acarrean consigo la decisión, cualquiera que esta sea. De igual forma, sin educación es muy sencillo ser embaucado, ser guiado a lugares que no queremos ni nos conviene ir, es simplemente dar a otros (los educados) el poder de decidir por nosotros. Una nación sin educación no tiene historia ni memoria.

Es por esto que, con asombro y alarma, observo por meses en cada estación de gasolina y/o supermercado del país las cucharas que acompañan a la compra de un helado Bon de los de “cajita pequeña” (la presentación más económica de estos helados). La foto a la derecha habla por sí sola: todos esos puntos oscuros en la cuchara no son contaminación externa, por el uso de la misma. No. Todos esos “puntitos” negros están incrustados en la estructura misma de la cuchara y no son más que evidencia de que para su elaboración se utiliza resina no virgen; en otras palabras, esto quiere decir que para fabricar estas “cucharas” se utiliza plástico reciclado.

Piensa por un momento: una cuchara que voy a llevar a mi boca varias veces mientras termino el helado está hecha de materiales reciclados. ¿Qué uso le dieron a los materiales que se reciclaron para hacer esta cuchara? ¿De dónde los colectaron para reciclarlos (ya que en nuestro país no hay políticas de manejo de desperdicios)?

Se supone, por regulaciones internacionales, que cada artículo de uso alimenticio, médico o farmacológico que entra en contacto con el cuerpo humano debe ser elaborado de, entre otras cosas, materiales vírgenes. Pero, por la falta de educación de nuestro pueblo, seguimos comprando nuestros helados y comiendo con cucharas recicladas de Dios sabe qué otros productos plásticos.

No es posible obtener calidad sin educación. Mientras no podamos decidir, otros decidirán por nosotros, y siempre lo harán para beneficiarse ellos. Por mi parte, no compraré más estos productos hasta que alguien se ocupe de corregir este asunto.

Nuevo “ANATEMA”

Este es el funeral de “Gilbert”, quien fuera asesinado de 11 balazos en uno de esos intercambios de disparos tipo películas del viejo oeste, donde los villanos son acribillados y los héroes no reciben ni un rasguño. Al leer la noticia en DiarioLibre.com me encontré con este párrafo:

“Cientos de jóvenes tomando whisky “etiqueta negra” y cerveza, cantando reggaetones, salsas y canciones del grupo Tercer Cielo, caminaron todo el trayecto en motores, bicicletas, camionetas, carros y a pie, hasta el camposanto”

Sepelio de "Gilbert"

Sepelio de “Gilbert”

Que triste! Triste cuando el mensaje de Cristo se disfraza y se tuerce tanto que termina cualquierizado. Esta nueva forma de “anatema” (según Pablo en Gálatas 1.6-10) es un mensaje que no tiene poder y que da falsas esperanzas, que pierde en lugar de salvar. Que triste cuando los cristianos en lugar de brillar y destacarnos queremos ser populares. Ponemos a un lado el propósito por el que estamos aquí, ser sal y luz de la tierra.

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferenteNo que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Pablo en Gálatas 1.6-10)

Como bien enseña Pablo, la meta no es agradar a los hombres, no es ser populares entre ellos. No podemos hacer del evangelio “agua de melao”, pues entonces deja de ser el evangelio y se convierte en maldición. Maldición para los que lo creen, pues refugiados bajo un manto falso de esperanzas se pierden eternamente; maldición también para los que lo propagan, pues se hacen a sí mismos culpables de la sangre de aquellos que se perdieron.

El evangelio es de Dios, no de hombres, agrademos a Dios entonces!