La fe que debe defenderse


Judas nos enseña en un sólo verso las riquezas de la fe:

A. La fe es una; no hay varias formas de fe o manifestaciones de fe. No es un asunto de “creencias”, el singular utilizado por el inspirado Judas para referirse a “fe” hace de ella algo particular, singular, único, que no se repite ni habrá de repetirse.

B. La fe no es humana; siendo que “nos fue dada”, la fe no es un producto de origen humano. De dónde proviene la fe? Efesios 2.8-9 nos dice que la fe es un “don de Dios”.

C. La fe está completa; Judas enfatiza el hecho de que la fe se dio “una vez”, no se habrá de repetir, no habrá una segunda o tercera vez.

D. La fe debe defenderse; ignorar los ataques a la fe es evidencia a lo menos de un simple cariño por Cristo y sus enseñanzas, pero no de un amor genuino y verdadero. Defender la fe no es un asunto pasivo: Judas caracteriza la defensa de la fe como “contender ardientemente”! Sin embargo, esto nos una invitación a la guerra, es más bien una invitación a crecer en fe (como el modelo de la iglesia en Tesalónica, 2 Tesalonicenses 2.3) y a denunciar las obras del sistema y sus falsos profetas, y una necesidad a velar por los del rebaño que pueden y son afectados por esto:

“Ustedes, en cambio, queridos hermanos, manténganse en el amor de Dios, edificándose sobre la base de su santísima fe y orando en el Espíritu Santo, mientras esperan que nuestro Señor Jesucristo, en su misericordia, les conceda vida eterna. Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado; aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo.” Judas 1:20-23 NVI

Mi único y último post sobre las elecciones 2016 en RD

Este es probablemente el único comentario que haré sobre las elecciones que se avecinan: esta es la campaña electoral más emblemática de lo que es la política y los políticos dominicanos. 

Hemos visto un presidente sucumbir a las mieles del poder y tragarse el tiburón podrido que antes reclamaba a su compañero cuando este anhelaba comerlo. 

  
Hemos visto el fin del partido de mayor historia democrática, el primer partido por voto popular, el que más dignamente representó a la oposición, el que costó muchas lágrimas y sangre, convertido ahora en mísera visagra del sistema del poder. 

Hemos visto por primera vez, probablemente en toda América, que los candidatos a representar al pueblo no son elegidos por los miembros de sus partidos, voto a voto, pero elegidos por (en el mejor de los casos) el dedo de la “alta dirección”, y mayormente por “encuestas”, y sin embargo miles de dominicanos salen como borregos a las calles a vitorear personajes que les han sido impuestos, que no les representan. 

Recuerdo cuando en mi adolescencia soñaba con ser presidente y ahora solo puedo pensar que he venido a ser testigo y parte de la generación que vio morir la democracia Dominicana.

Los pilares de Toyota

From Toyota CEO Katsuaki Watanabe:

The Toyota Way has two main pillars: continuous improvement and respect for people. Respect is necessary to work with people. By “people” we mean employees, supply partners, and customers. …We don’t mean just the end customer; on the assembly line the person at the next workstation is also your customer. That leads to teamwork. If you adopt that principle, you’ll also keep analyzing what you do in order to see if you’re doing things perfectly, so you’re not trou- bling your customer. That nurtures your ability to identify problems, and if you closely observe things, it will lead to kaizen—continuous improvement. The root of the Toyota Way is to be dissatisfied with the status quo; you have to ask constantly, “Why are we doing this?”