CovidStories (2)

2

AG estaba participando del tiempo de Oración y Estudio Bíblico de la iglesia en la que se congrega. Desde hace meses y debido a la pandemia y a las disposiciones del Estado de Emergencia decretado por el gobierno estos tiempos de adoración y reflexión en las Sagradas Escrituras congregan a los hermanos de de manera virtual. Cerca de las 8:30 PM recibe una llamada telefónica, y al comprobar quien llama (la Gerente de Recursos Humanos de la empresa en que labora) deja a su esposa en la computadora y sale al balcón a contestar la llamada. “Ay, perdona que te llame a esta hora”, dice ella, “es que YV me dijo hace poco que la llamaron de Salud Pública porque había dado positivo a la prueba del Covid.”

Ambos coordinan algunas cosas para la reunión de emergencia que sostendría el staff gerencial a primera hora del próximo día, y al colgar, AG busca una máscara para cubrirse el rostro y comunica lo que ocurre a su esposa y más tarde a los hermanos para que oren por YV. AG es hipertenso y su esposa es también hipertensa, y además diabética. Esa noche AG se mueve a otra habitación para dormir y separarse de su esposa y sobrino mayor, que desde hace meses esta varado en el país a causa de la pandemia y las restricciones de vuelo.

Al otro día, viernes, en la reunión de emergencia del staff, la empresa toma una serie de medidas urgentes: identificar compañeros de trabajo con los que YV tiene contacto y enviarlos a realizarse las pruebas de rigor. Hacer planes para enviar a la casa a quienes por la naturaleza de sus responsabilidades pueden hacerlo desde las casas incluso si no son del todo eficaces por la falta de recursos (internet de alta velocidad, por ejemplo). Considerar el introducir más turnos para separar todavía más a los empleados. Muchas acciones más se planean ante el momento presente, pero también los potenciales problemas a corto plazo.

YM, la eficiente Gerente de Recursos Humanos, procura conseguir la asistencia de la doctora responsable por el Ministerio de Salud Pública para asistir a la empresa en situaciones como estas. Una hora después logra hacer contacto con ella: está en un operativo del Ministerio en una de las comunidades empobrecidas del entorno del parque industrial, pero con la mala noticia de que teniendo 300 personas anotadas para verificar en esa jornada sólo contaba con los utensilios para tomar tres pruebas PCR, por lo que ni a los que estaban en su lista ni a los empleados de YM podía atender.

AG, entre tanto, es uno de los que es enviado a trabajar parcialmente a su casa. Consigue que su neumóloga le indique la prueba PCR y obtiene de ella los medios de contacto con uno de los mejores laboratorios de su ciudad. Escribe por correo electrónico y por WhatsApp (es el procedimiento del laboratorio para estas pruebas) pero no obtiene respuesta. Tampoco cuando escribe de nuevo en la tarde, ni tampoco cuando llama por teléfono un poco después. En la mañana del sábado trata de nuevo, sin obtener respuesta. Lo mismo ocurre con el laboratorio de la competencia.

AG decide hacerse una prueba rápida, y es referido a un centro de diabetes que ahora también hace pruebas rápidas para detectar la enfermedad. El resultado es negativo.

AG decide informar a sus hermanos en la iglesia el estatus de su salud, que todo marcha bien, pero que por precaución no asistiría al servicio dominical de adoración. Ese domingo, sin embargo, AG tiene fiebre. Una ligera fiebre le acompaña todo el día. En la noche la fiebre se va. El lunes, los laboratorios no responden. Llega el martes y finalmente recibe un correo electrónico del laboratorio:

“Buenos días. Hemos recibido su solicitud, favor ser paciente porque tenemos muchisimasssssssssssssssssssssssssss solicitudes. Muchas gracias por entender”

CovidStories (1)

CovidStories

1

YV llegó ese día a su lugar de trabajo como de costumbre a tiempo; siguiendo los controles de seguridad establecidos, usaba su mascarilla provista por la empresa, y verificó su temperatura antes de entrar al edificio, todo parece estar bien.

Un poco más tarde en el día, sin embargo, empezó a sentir su cuerpo débil, y el frío que las unidades de aire acondicionado transmitía parecía ser más intenso. Entonces decide ir a Recursos Humanos. Efectivamente, tenía fiebre. De inmediato es enviada a la unidad médica del parque industrial en el que labora y allí, con evidente cansancio y poco cuidado le hacen saber “usted no tiene nada, puede regresar a su trabajo”. Y ella regresó a trabajar, y más tarde a su casa.

Al día siguiente, jueves, y como medida de precaución YV es remitida junto a otros compañeros de trabajo para hacerse una prueba PCR para detectar el virus Sars-Cov-2 responsable por la enfermedad Covid-19. Ese jueves se sintió mejor, y todavía mejor el viernes; como siempre, enfocada sus labores y dando buenos resultados para sus empleadores. Para el lunes, la pequeña fiebre del miércoles anterior era un recuerdo lejano, sus labores requieren de ella concentración y enfoque. La semana transcurre sin mayores inconvenientes… hasta el jueves en la noche. El jueves, a eso de las 7:00 PM, siete días después de hacerse la prueba PCR, YV recibe una llamada de la doctora responsable de su caso por el Ministerio de Salud Pública: “Su prueba para Covid-19 ha salido positiva; usted debe aislarse en su casa y tomar muchos líquidos: jugo, sopa y té.”

Siete días entre la prueba y el resultado… siete días en los que muy probablemente pudo contagiar a dos o tres más. Quizás si en el centro médico del parque industrial hubieran procedido con mejor criterio. Quizás si los resultados de la prueba no hubieran tomado siete días… Ahora YV espera, tomando líquidos en casa, a que el virus y sus efectos no la golpeen tan fuerte, a que se recupere sin secuelas, y a que ella no contaminara a nadie en su familia, en su círculo de cercanos.

“¿Pedro, me amas?”

“Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve…”

‭‭Los “sacrificios de amor” mismos pueden obedecer al orgullo y al egoísmo, no una muestra de amor real. En múltiples ocasiones los “sacrificios” son el chantaje con el que se pretende controlar a quien se “ama”, sea quien fuere: cónyuge, amigos, hijos, padres.

Y qué es el amor? Cómo puedo saber si amo, si mi “sacrificio” es motivado por el amor?

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”‭‭ 1 Corintios‬ ‭13:3-7‬ ‭RVR1960

JESÚS Y … NOSOTROS?

Jesús a los pseudo-espirituales:

“Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” S. Mateo‬ ‭16:21-23‬ ‭RVR1960‬‬


Jesús a los que hacen de la fe su negocio:


“Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén, y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.” S.Juan‬ ‭2:13-16‬ ‭RVR1960‬‬


Jesús al pecador arrepentido:


“Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa. Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Éste, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados.” S. Lucas‬ ‭7:36-48‬ ‭RVR1960‬

Re-Ingeniería de Productos

Muy pocos al ver el producto que se muestra en la foto debajo entenderán este breve artículo.


No hace muchos años, @HallsRepublicaDominicana (cuenta de Twitter) presentó en nuestro país una manera más económica de mercadear sus pastillas “refrescantes” en envolturas de papel (amigables con el medio ambiente). Nos referimos no a las unidades, pero a los paquetes de docena o decena de pastillas.


Dentro, cada pastilla se encontraba envuelta en una lámina de papel. Dos dificultades, sin embargo, acompañaban al producto, afectando al consumidor final: la primera, el papel que envolvía las patillas se pegaba a estas de manera tal que no había forma de comer una sin llevar con ella a la boca un poco de papel. La segunda: era imposible alcanzar laúltima pastilla! Había que despedazar la envoltura externa, extrañamente fuerte, para lograr llegar a ella.

Cualquier empresa que, confiando excesivamente en la calidad de su producto, se aferrara a “lo robusto y eficiente de su proceso”pensaría que al final valía la pena pasar por tales inconvenientes por lo placentero del producto, su efecto “refrescante”. Un poco de papel en la boca pudiera ser hasta divertido! Muchos se aferran tanto a sus procesos y productos que no son capaces de escuchar a sus clientes clamar por mejoras y correcciones. 
Halls mejoró su empaque. Hoy en día, la envoltura externa se parte prácticamente sola, sin esfuerzo, justo una pastilla a la vez. De igual manera, se remplazó el papel que se adhería a las patillas por una fina película plástica que casi se abre por sí sola cuando la tienes en la mano.


Si alguien necesita un ejemplo de cómo y porque se debe escuchar la voz del cliente y hacer la Re-Ingeniería de Producto necesaria, este es un excelente ejemplo.

La fe que debe defenderse


Judas nos enseña en un sólo verso las riquezas de la fe:

A. La fe es una; no hay varias formas de fe o manifestaciones de fe. No es un asunto de “creencias”, el singular utilizado por el inspirado Judas para referirse a “fe” hace de ella algo particular, singular, único, que no se repite ni habrá de repetirse.

B. La fe no es humana; siendo que “nos fue dada”, la fe no es un producto de origen humano. De dónde proviene la fe? Efesios 2.8-9 nos dice que la fe es un “don de Dios”.

C. La fe está completa; Judas enfatiza el hecho de que la fe se dio “una vez”, no se habrá de repetir, no habrá una segunda o tercera vez.

D. La fe debe defenderse; ignorar los ataques a la fe es evidencia a lo menos de un simple cariño por Cristo y sus enseñanzas, pero no de un amor genuino y verdadero. Defender la fe no es un asunto pasivo: Judas caracteriza la defensa de la fe como “contender ardientemente”! Sin embargo, esto nos una invitación a la guerra, es más bien una invitación a crecer en fe (como el modelo de la iglesia en Tesalónica, 2 Tesalonicenses 2.3) y a denunciar las obras del sistema y sus falsos profetas, y una necesidad a velar por los del rebaño que pueden y son afectados por esto:

“Ustedes, en cambio, queridos hermanos, manténganse en el amor de Dios, edificándose sobre la base de su santísima fe y orando en el Espíritu Santo, mientras esperan que nuestro Señor Jesucristo, en su misericordia, les conceda vida eterna. Tengan compasión de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuidado; aborrezcan hasta la ropa que haya sido contaminada por su cuerpo.” Judas 1:20-23 NVI

Mi único y último post sobre las elecciones 2016 en RD

Este es probablemente el único comentario que haré sobre las elecciones que se avecinan: esta es la campaña electoral más emblemática de lo que es la política y los políticos dominicanos. 

Hemos visto un presidente sucumbir a las mieles del poder y tragarse el tiburón podrido que antes reclamaba a su compañero cuando este anhelaba comerlo. 

  
Hemos visto el fin del partido de mayor historia democrática, el primer partido por voto popular, el que más dignamente representó a la oposición, el que costó muchas lágrimas y sangre, convertido ahora en mísera visagra del sistema del poder. 

Hemos visto por primera vez, probablemente en toda América, que los candidatos a representar al pueblo no son elegidos por los miembros de sus partidos, voto a voto, pero elegidos por (en el mejor de los casos) el dedo de la “alta dirección”, y mayormente por “encuestas”, y sin embargo miles de dominicanos salen como borregos a las calles a vitorear personajes que les han sido impuestos, que no les representan. 

Recuerdo cuando en mi adolescencia soñaba con ser presidente y ahora solo puedo pensar que he venido a ser testigo y parte de la generación que vio morir la democracia Dominicana.

Los pilares de Toyota

From Toyota CEO Katsuaki Watanabe:

The Toyota Way has two main pillars: continuous improvement and respect for people. Respect is necessary to work with people. By “people” we mean employees, supply partners, and customers. …We don’t mean just the end customer; on the assembly line the person at the next workstation is also your customer. That leads to teamwork. If you adopt that principle, you’ll also keep analyzing what you do in order to see if you’re doing things perfectly, so you’re not trou- bling your customer. That nurtures your ability to identify problems, and if you closely observe things, it will lead to kaizen—continuous improvement. The root of the Toyota Way is to be dissatisfied with the status quo; you have to ask constantly, “Why are we doing this?”