El Joven Cristiano en el Siglo XXI

Conferencia “El Joven Cristiano en el S. XXI”

El pasado sábado 4 de Agosto tuve la oportunidad de compartir con los jóvenes de algunas iglesias de San Pedro de Macorís este tema, “El Joven Cristiano en el Siglo XXI”. Para conocer lo retos que enfrenta la juventud de este siglo, primero debemos conocer un poco más de este siglo y sus valores, es por eso que empezamos hablando del principal valor que caracteriza la diferencia entre esta época y las anteriores: el conocimiento.

Citando a Alvin Toffler en su excelente libro “La Tercera Ola”, en la sociedad post capitalista:

“Un analfabeto será aquel que no sepa dónde ir a buscar la información que requiere en un momento dado para resolver una problemática concreta. La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento”

“La Tercera Ola”, de Alvin Toffler

El problema de nuestra sociedad y, por ende, de nuestra juventud es el conocimiento.  El pasado año nuestro país vio nacer (y morir a mi parecer) la primera revolución pacífica y con propósito correcto: los reclamos de la sociedad por una inversión constitucional en educación (el gobierno y los medios confundieron esto con más inversión en educación y no pasó de ahí) fueron una señal inequívoca de que finalmente en nuestro país algunas conciencias han despertado, y que nuestros jóvenes necesitan antes que cualquier cosa (incluso antes que una botella en el gobierno, o que 500 pesos por una cédula) oportunidades reales de crecimiento y esto se logra tan sólo invirtiendo adecuadamente en la educación.

Sin embargo, mi consejo a los jóvenes no se relacionó con este asunto simplemente. “Estudiar más, estar en mejores condiciones para competir” son realidades para alcanzar logros materiales y hasta emocionales. Lo que esperaban estos jóvenes era más bien consejos sobre logros más importantes y duraderos: los logros espirituales.

En ese sentido, no creo que Toffler estuviera lejos de la realidad al considerar la importancia del conocimiento. Creo firmemente que, desde el principio, el problema es el conocimiento:

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2.15-17; RV60)

Cuando Dios hizo al hombre en el principio y sopló en su nariz aliento de vida le infundió características especiales que le confirieron la autoridad sobre la Tierra y sus criaturas, siendo una de ellas justamente el conocimiento. El hombre no tan sólo reacciona, puede conocer su medio ambiente, aprender de sus experiencias, relacionar ideas y conocimientos de otros, y todo esto con la finalidad de tomar decisiones que entiende en su contexto son las mejores. Pero hay algo mucho más importante en todo esto: Dios le confirió al hombre del conocimiento que necesitaba para vivir y aprovechar la bendición de una relación estrecha e íntima con el Creador. Pudiéramos resumir este conocimiento en tres verdades fundamentales:

  1. El hombre es un ser creado por el Soberano Dios
  2. El hombre es un ser sujeto al Soberano Dios
  3. El hombre es un ser dependiente del Soberano Dios

Tan sólo puedo imaginar lo que pensaría Adán cuando abrió sus ojos por primera vez. Su ser estaba íntimamente ligado a Dios y sus ojos le vieron en el mismo instante en que cobraba vida (vs. Génesis 2.7). Entonces entendió una verdad que los hombres de hoy han olvidado: “creados por el Dios Soberano como somos, debemos entonces estar vinculados a El siempre”. Este vínculo no es un simple “creo en que Dios existe”. Cuando Adán vio a Dios entendió que ese Soberano Dios era Todopoderoso, que nada en la Tierra escapaba al deseo de Su Voluntad, y eso le incluía a él mismo, el pináculo de la creación.

Adán y Eva en el Edén, de Bassano Jacopo

Entender esto llevó a Adán a conocer la segunda verdad: “mi éxito esta garantizado a mi sujeción a ese Dios Soberano”. Adán recibió varias instrucciones directas del Señor: labrar y cuidar el huerto (Génesis 2.15), nombrar a los animales (2.19) y la más importante: no comer del “árbol de la ciencia del bien y del mal”  (2.16, 17), y mientras estuvo sujeto al Señor en obediencia todo marchó perfectamente, nada le faltó, y cada necesidad suya fue suplida por el Soberano Dios que le creó, incluyendo la necesidad de compañía idónea (2.22-25). La tercera verdad fundamental se desprende de aquí entonces: “fui creado para que mi vida dependiese del Dios Soberano”. Por eso no fue difícil entender el mandamiento:  “No comerás” y el castigo a su violación: “ciertamente morirás”. Morir aquí no es simplemente en el aspecto físico. Morir es no disfrutar de la vida que hasta entonces llevaba, es decir: relación personal con el Soberano Dios, necesidades satisfechas, perfecta vida de familia; así lo expresa el Dr. José Rafael Dunker en su libro “La Psicología del Hombre Caído”, donde señala que la muerte consistió en conocer el temor, la vergüenza y la culpa. Desobedecer entonces traería como resultado el perder los privilegios que gozaba por la gracia del Soberano Dios.

Una vida que conoce estas verdades, y que las recibe y las hace con gozo, obtiene grandes beneficios. En el caso de Adán, entre tantos otros que pudiera señalar, quiero enumerar sólo estos pocos que me parecen afectan directamente a los jóvenes creyentes de este siglo; aquí una breve lista:

  • Adán logró ser un verdadero adorador: su obediencia a Dios es una muestra de que el conocimiento de las verdades fundamentales en la vida de Adán le convirtieron en un verdadero adorador, uno que junto a las emociones pone las acciones apropiadas, uno que adora “en espíritu y verdad” (Juan 4.22-24)
  • Adán logró ser un Líder-Siervo: habiendo recibido de Dios la autoridad sobre toda cosa creada en la Tierra, Adán no abusó de esta autoridad para beneficiarse a sí mismo a expensas de la creación. En lugar de esto, mantuvo una relación armoniosa con la misma, labrando y cuidando el huerto del cual se alimentaba.
  • Adán logró ser un trabajador eficaz: mientras muchos jóvenes de nuestro tiempo llegan tarde a sus empleos, no cumplen eficientemente sus asignaciones en los ministerios, o simplemente no les interesa nada a no ser su propio deleite, Adán invirtió tiempo y esfuerzo en completar las tareas que le eran asignadas (Génesis 2.19, 20)
  • Adán logró ser un amoroso y respetuoso compañero: mientras muchos se ocupan de usar a sus compañeros como objetos, Adán amó a Eva, le cuidó e hizo de ella la única.

Con todo certeza podemos afirmar que si esa primera pareja de la humanidad hubiese retenido el valor del conocimiento de las tres verdades fundamentales, este artículo no hubiese sido necesario. Pero no fue así. El hombre, convencido de que podría adquirir más poder (pues el conocimiento tiene la virtud de dar poder) aceptaron la oferta del Tentador: conocer lo que Dios conoce y así ser como Dios, el Creador. Creía, imagino, el hombre que no habría otra autoridad sobre sí más que la que dictara su propia voluntad, trayendo esto el caos y la desventura. Hoy los hombres todavía juzgan según sus decisiones, criterios, experiencias, pero no según Dios.

“Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Génesis 3.4, 5)

Somos una sociedad de ignorantes e iletrados espirituales, soberbios y altivos, irresponsables y ególatras, desconfiados y abusadores, que miden la información y la inteligencia, pero no el conocimiento” Vladimir Aquino

Pero que gozo es saber que hay para nosotros alternativa. Los jóvenes del Siglo XXI pueden marcar la diferencia recuperando, atesorando y viviendo conforme a las tres verdades fundamentales ya mencionadas. Pablo lo explica de esta manera:

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Romanos 12.1, 2

Es decir:

  • Deja de cantar y adora! Es tiempo ya de que recuperemos la cordura. Cantar, danzar, dramatizar, todas son expresiones hermosas pero la adoración es más que eso: es darte a ti mismo en “sacrificio vivo, santo, agradable a Dios”. No te perteneces, le perteneces al Soberano Dios.
  • Deja de querer encajar y destácate! Mientras prefieras adaptarte y ser como los demás no disfrutarás a plenitud de la vida cristiana. El llamado de Pablo es a que no tomemos la forma de esta época, pero muchos de nosotros estamos afanados con ser cada vez más similares al sistema. Pero tú puedes ser diferente!
  • Deja de ser tú y transfórmate! Tú tienes la mente de Cristo! Renueva tu entendimiento de la vida, del sistema, de la época por medio del conocimiento de Dios y de su eterna verdad. Cambia, pero no para ser igual a los demás, cambia para ser igual a Cristo!

Dios te bendice siempre.

Vladimir

Matan a tres cristianos en Nigeria, horas después de atentado contra iglesia

Fuente: AFP (de eldía.com.do)

LAGOS.-Hombres armados mataron a tres cristianos en la noche del domingo en el centro de Nigeria, horas después de un atentado suicida contra una iglesia que causó la muerte de siete personas en la misma zona, indicó el lunes una fuente oficial.

Las muertes de creyentes por su fe cristiana en Nigeria aumentan cada año

El atentado suicida tuvo lugar en la ciudad de Jos, cuando los creyentes salían de misa. Siete personas murieron en la explosión provocada por uno o varios kamikazes (el número varía según las fuentes), tras la cual cundió el pánico y hubo represalias.

Tres personas más murieron, al tener lugar enfrentamientos entre jóvenes y disparar los militares en varias oportunidades.

Según socorristas y una fuente gubernamental, 24 personas resultaron heridas. El atentado no fue reivindicado. Otro atentado suicida había tenido lugar en una iglesia de Jos el 26 de febrero, causando la muerte de tres personas y decenas de heridos.

El grupo islamista Boko Haram había reivindicado el atentado del 26 de febrero, antes de anunciar que realizaría otros en el futuro.

Posteriormente, el domingo de noche, en hechos que parecían no tener ningún vínculo con el atentado ocurrido horas antes, tres cristianos fueron ultimados en un pueblo situado al sur de Jos, cuando regresaban a sus hogares.

“Desconocidos armados, en lo que parecía ser una emboscada, detuvieron y mataron a balazos a tres personas, hiriendo a tres más -todos ellos cristianos- en el pueblo de Chugwi”, dijo un vocero del gobierno del estado de Plateau, en el que se encuentra Jos, Pam Ayuba.

Boko Haram se alzó en varios Estados del norte en el otoño boreal de 2009, pero la represión brutal de las fuerzas de seguridad federales dejó unos 900 muertos.

El grupo quiere la instauración de un Estado islámico en el norte de Nigeria, económicamente desfavorecido y de mayoría musulmana, mientras que el sur del país, en donde se concentra la producción petrolera del primer productor de crudo de África, es de mayoría cristiana.

¿CUÁNTO VALE UN LÍDER?

Este es otro excelente artículo de Andrés L. Mateo; los dominicanos todos deberíamos reflexionar en el contenido tan cierto de este escrito: “¿Cuánto vale un líder?”. 

Andrés L. Mateo

Andrés L. Mateo

Escrito por Andrés L. Mateo en Hoy.com

Joaquín Balaguer se murió creyendo que él ganaba tres mil pesos, y salvo su desmedida pasión por el poder, todo en él fue frugal. Juan Bosch tenía fama de tacaño, pero con los cuartos del pueblo era intransigente. Abría un monedero de plástico color rojo, de esos que le decían “totico”, y otorgaba una ayuda de su propio peculio.

Nunca nadie le vio más de cincuenta pesos en el “totico”, de manera que esas ayudas personales eran siempre modestas, como la muy célebre que le dio al escritor Ramón Lacay Polanco a la salida de la catedral de Santo Domingo, y que provocó la expresión ya famosa de “!Juan! ¿cinco pesos? ¡Barbarazo, Juan, barbarazo! José Francisco Peña Gómez era un ventarrón, siempre andaba de prisa y nunca tenía un centavo en los bolsillos. Para salir de apuros, si alguien le pedía dinero para pagar una receta, miraba a su alrededor y le daba un sablazo al que estuviera más cerca. Luego se iba como un bólido, moviendo los brazos con su estilo único, hablando en voz alta y sonriendo con la mirada de niño inocente que siempre tuvo.

Ese fue un liderazgo histórico de costo muy bajo. Más que en el dinero, se empinaban en la pasión por el poder (Balaguer), en la idea más pura del bien común (Bosch), o en el sudario del redentor que mira su propia vida con un propósito liberador de las multitudes (Peña Gómez). Ninguno dejó fortuna, ninguno legó una riqueza material obscena. Ninguno fue proclive al dinero.

¿Pero cuánto vale un “líder” hoy?

¿Qué costo social tienen esos turpenes que hacen rebotar del presupuesto la pelota de su egoísmo?

¿Por cuánto nos salen “El querido”, “Putico” y el “Chato”?

¿Se puede medir en valores lo que nos cuestan Andrés Vanderhorst, González Espinosa, Wessin Chávez, Peña Guaba y otros “emergentes” que le dan bien duro con un palo a la piñata del Estado?

¿Euclides Gutiérrez Féliz, con todo y sus palacios campestres, no nos cuesta “los millones de chanflán”?

¿A cuánto asciende el costo de Reynaldo Pared Pérez, “el ejemplar”; con su residencia veraniega en “Los mogotes” y su barrilito?

¿Y Lila Alburquerque, la que “no coge corte”, cuánto nos cuesta?

¿Puede un Estado pobre cargar con la voracidad de Rodríguez Pimentel o Matos Berrido?

¿Acaso Bengoa no devenga un salario que equivale a la asignación de un hospital regional?

¿Y N. G Cortiñas no es uno y trino, porque cobra en varios Consejos de Directores, y gana una verdadera fortuna?

¿Quién arrima el hombro para saber el valor que la sociedad tiene que invertir para mantener un “líder” de la estatura de Carlos Morales Troncoso? (más manteca da un ladrillo).

La reingeniería de la política dominicana debería cuestionarse cuánto nos cuestan los “líderes” que nos gobiernan, incluyendo a los de la oposición; porque a estas alturas todos tenemos derecho a preguntarnos si en realidad los políticos son verdaderamente necesarios, y si sirven para algo que no sea enriquecerse .

Nuestros “líderes” han perdido la introspección, y se han abandonado al disfrute del lujo y la riqueza. ¿No fue el puro gestuario de la ostentación lo que lleva a una antigua humilde maestra a comprar dos carteras Vuitton en ciento noventa y cinco mil pesos? Hace apenas unos años bregaba en las aulas, discutía por secciones en la UASD, y ahora ofende la pobreza solemne de este país con la ostentación más burda y descarada.

Cuando Juan Bosch salió del gobierno, producto del golpe de Estado de 1963, dejó una cuenta bancaria de ciento cuatro pesos con cuatro centavos. El periodista Al Burt, del Miami Herald, publicó un artículo que tituló “El legado del honrado Juan”, apenas cinco días después del golpe. “Deja el cargo con las manos tan limpias como vacías”, proclamaba Al Burt. Y se cuestionaba si “el legado del honrado Juan habrá abandonado el país junto con él”.

Y así fue. La locura del modelo de honradez que enarboló con su ejemplo, era como llevar el ideal al extremo y ser tragado por él. Los políticos más caros del mundo han olvidado al “honrado Juan”, quien es tan solo esa voz que los despierta sobresaltados, y que los hace ir al espejo a ver el rostro con que viven.

¡Oh, Dios!

Andrés L. Mateo

Nación entera del Pacífico podría mudarse a Fiji

09/03/2012 08:14 AM – Agencia AP

 

Ante el temor de que el cambio climático algún día elimine toda su nación insular, los gobernantes de Kiribati están estudiando un plan insólito: trasladar a toda la población a Fiji.

El presidente de Kiribati, Anote Tong, dijo a la Associated Press el viernes que el gabinete aprobó un plan para comprar casi 2.500 hectáreas en Viti Levu, la isla principal de Fiji.

Dijo que la tierra fértil, que una iglesia vende por alrededor de 9,6 millones de dólares, podría ser un seguro de vida para los 103.000 pobladores de Kiribati, aunque expresó la esperanza de que la mudanza no sea para todos.

“Esperamos no tener que poner a todos en una sola parcela de terreno, pero si fuera necesario, sí, podríamos hacerlo”, dijo Tong. “Esto se aplicaría a una generación más joven. Para ellos, la mudanza no será optativa. Su supervivencia dependerá de ello”.

Kiribati, que se encuentra sobre el ecuador cerca de la línea internacional de cambio de fecha, pasó a ocupar el lugar más destacado en la polémica mundial sobre el cambio climático porque muchos de sus atolones apenas se elevan por encima del nivel del mar.

Tong dijo que algunas aldeas se han mudado y se han registrado casos de contaminación del agua potable subterránea, vital para la vegetación y las cosechas, por infiltración del agua del mar. Los patrones cambiantes de lluvia, mareas y tormentas son tan peligrosos como los niveles del mar, que por el momento se han alzado levemente, añadió.

Algunos científicos calculan que el nivel del Pacífico sube a razón de dos milímetros al año, y muchos prevén que la tasa aumentará debido al cambio climático.

Fiji, con 850.000 habitantes, se encuentra unos 2.200 kilómetros al sur de Kiribati. No está claro que piensan ellos sobre la posibilidad de dar una parte de su tierra para que se instalen sus vecinos. Tong dijo que esperará a que el parlamento apruebe la compra, hecho que prevé para abril, antes de abordar el tema formalmente con las autoridades de Fiji.

(Publicado el 9 de Marzo del 2012 en elcaribe.com.do)

Las sociedades se parecen a sus “dioses” – segunda parte

La Apuesta de Pascal

Blaise Pascal

Blaise Pascal (www.solersantias.com)

Blaise Pascal fue un matemático, físico y filósofo católico, de origen francés (1623-1662). Precoz y prodigio como fue, desde su infancia incursionó en reflexiones que probablemente pocos adultos de nuestro tiempo considerarían. Una de estas nos llega después de su muerte, como parte de la obra “Pensées” (Pensamientos), y es la que hoy se conoce como La Apuesta de Pascal (Pascal’s Wager o Pascal’s Gambit). En ella trata de responder con la agudeza de la reflexión lógica las inquietudes acerca de la existencia de Dios y el beneficio de creer en el Creador o no. Trataré de no aburrir al lector muy avezado en estos temas, ni tampoco ahuyentar a quien por primera vez se interesa en este asunto.

La Apuesta de Pascal considera la necesidad de elegir entre dos ideas posibles: Dios, el Creador, existe o no, pero tomando en cuenta el resultado de cualquiera sea la elección. Como si fuera un eje cartesiano, Pascal esboza sus ideas y el resultado es una tabla como la que se muestra más abajo (quienes quieran leer la propuesta completa pueden visitar este enlace en Wikipedia en inglés):

Dios existe (Dios) Dios no existe (¬Dios)
Creer en Dios (Creer) + ∞ (CIELO) – N (NADA)
No creer en Dios (¬Creer) − N (NO-CIELO: LIMBO, PURGATORIO, NADA)− ∞ (NO-CIELO: INFIERNO) + N (NADA)

En resumen, lo que plantea Pascal es lo siguiente: supón que ante la hipótesis planteada debes apostar tu eternidad. Si apuestas a la existencia de Dios y como resultado a esto te comprometes con servirle en el presente en espera de Sus divinas y eternas recompensas, dos resultados son posibles: si Dios no existe, entonces no tendrás la recompensa que esperas y tu eternidad se convierte en algo vacío, pues la eternidad emana de Dios y si no hay Dios, no hay eternidad; por el contrario, si Dios existe entonces recibes los galardones que ofrece como recompensa a tu fe y a tu espera. En ambos casos, la inversión de tu apuesta ha sido vivir de la manera más correcta en el presente, absteniéndote de aquellas cosas desagradables a Dios, y sufriendo por tu deseo de no abandonar alguna de esas cosas que sabes son desaprobadas por Dios, pero que son objeto de tu deseo. Por otro lado, si tu apuesta es a la no existencia de Dios, entonces no hay razones para preocuparse por una inversión de sacrificios ni esfuerzos en el presente. Vives como te place, no te abstienes de nada. De igual manera que en la otra apuesta, dos resultados son posibles: Dios no existe, y con esa ausencia de Dios también se va la necesidad de una eternidad. Simplemente desapareces, ya no eres más. Pero el otro resultado posible es que Dios exista, y que sus reclamos de obediencia te alcancen en la eternidad, y que sufras pena de castigo eterno. ¿Qué apostarías tú? Evidentemente, en la reflexión de Pascal, la apuesta más segura es la de creer en Dios y obedecerle en el presente, pues no hay nada que perder realmente en dicha inversión: una vida de probidad moral, de perseguir los más altos ideales simplemente ennoblece, y al final como resultado te llevas la eterna herencia de gozo, quietud y paz que ofrece ese Dios de las Escrituras cristianas.

Argumentos como este y otros tantos (como el argumento kalam, el argumento ontológico, el argumento teleológico, entre otros) han sido esgrimidos durante años en procura de probar la existencia de Dios, pero no fueron suficientes para convencer una sociedad cada vez más secularista. Mientras Nietzche afirmaba la principal máxima del secularismo: “Dios ha muerto” (la frase completa es “Dios ha muerto. Dios sigue muerto. Y nosotros le hemos matado”), el astrónomo Carl Sagan resume las ideas de Baruch Espinoza y Albert Einstein al afirmar que “Dios es las leyes que rigen el universo” (los interesados en más detalles pueden encontrar la conferencia de Sagan “La Hipótesis de Dios”, dictada en 1985, en scribd.com). Con ambas afirmaciones al final se concluye en que Dios no puede ser el modelo para juzgar ni establecer la base de la conducta y la moral, pues ha muerto, y por lo tanto no tenemos que prestar respeto ni atención a ninguna otra cosa que no fuere la naturaleza.

El post se alarga, pues mi pensamientos en relación a este asunto son muchos… Es tiempo de parar, luego continuamos.

Vladimir Aquino Gatón


Juan Pablo Duarte – El Juramento Trinitario

Juramento Trinitario

Los Trinitarios

Los Trinitarios (fuente Wikipedia.org)

En el nombre de la Santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente: juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano e implantar una república libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana; la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesados con una cruz blanca. Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales:

Dios, Patria y Libertad. 

Asi lo prometo ante Dios y el mundo. Si tal hago, Dios me proteja: y de no, me lo tome en cuenta, y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición si los vendo

Las sociedades se parecen a sus “dioses” – primera parte

Al observar el desarrollo de la religión en sus diferentes formas, desde los primitivos dioses tribales, familiares o personales, pasando por los sofisticados dioses de la mitología griega y las diferentes manifestaciones espirituales de sistemas como el budismo, el taoísmo o el confucionismo, hasta llegar a las expresiones de fe contemporáneas, siempre la creencia de la sociedad acerca de lo divino a marcado pauta para establecer los más altos estándares de vida piadosa y de moral.

Los "filodioses" orientales

El concepto de la divinidad en cada sociedad se convierte en el estándar más alto, por lo que la idea de agradar o satisfacer a esa divinidad mueve a los individuos a adoptar una forma de vida, un sistema de creencias e ideas, que procuran agenciarle la benevolencia de dicha divinidad. Esto es así desde el animismo hasta el secularismo, y no es menos cierto entre los que profesamos alguna forma de teísmo.

Después de siglos de lucha en procura de erradicar el concepto de Dios, la sociedad occidental ha cambiado su enfoque: abrumada por cada vez más abundantes evidencias de que el equilibrio en el universo para dar vida a un insignificante planeta como el nuestro no puede ser consecuencia del azar, hoy acepta y aupa la espiritualidad como de cierto valor, y sus efectos como beneficiosos. Sin embargo, este regreso a la espiritualidad en occidente se ha hecho sobre las bases del secularismo más puro, por lo que los nuevos (y a la vez viejos) conceptos espirituales y sus esfuerzos tienen hoy al hombre y la naturaleza como el centro mismo de todo sistema espiritual.

Debido a lo anterior, el hombre no ha procurado encontrar en Dios respuesta al porqué de su existencia, más bien a definido a Dios en función de sus propias limitaciones y necesidades, y de cómo este Dios puede ayudarle a satisfacerlas. Dios ha pasado de ser Señor a ser siervo, recadero de los hombres.

El efecto ha sido devastador. Si bien es cierto hemos logrado avances significativos en salud, tecnología, comunicación y otras ramas de la ciencia y procuramos con ello mejorar nuestra calidad y expectativa de vida, la espiritualidad centrada en el hombre ha provocado crisis, violencia, desilusión, frustración y desesperanza. Es triste leer de los actos cada vez más descontrolados que realiza el ser humano bajo el pretexto de que defiende sus ideas o persigue lograr sus sueños. Países inventan mentiras para iniciar guerras con otros países tan sólo por los recursos que puede obtener el primero avasallando al segundo; grupos étnicos tratan de borrar de la faz de la Tierra a cualquier otra etnia rival (sea esto por raza, costumbres o por creencias religiosas); el vándalo y atracador arrastra a la mujer indefensa que sea aferra a su cartera procurando evitar perder de los pocos recursos con los que cuenta; el hombre le arranca la vida a la mujer en defensa de su “honor mancillado”. La lista no tiene fin. Cada uno encuentra en su pensamiento auto-centrado razones válidas para hacer como le place, pues el Estado (que viene a ser el divino rector) es tan corrupto y violento como el individuo mismo e incluso más.

Si continuara el hombre siendo el centro de lo divino, lo que nos espera no es más que el caos y la anarquía.

Vladimir Aquino Gatón