“Ninguno tenga en poco tu juventud”

El día 23 de Julio del 2011, en horas de la tarde, el cuerpo de Amy Winehouse fue encontrado sin vida en su apartamento en Londrés; había sucumbido a las grandes cantidades de alcohol ingerido (más de cinco veces por encima del límite legal). Con tan sólo 27 años de edad, concluía uno de los capítulos más documentados de deterioro bio-psico-social-espiritual en una joven y talentosa artista, que transformó su belleza, fama y fortuna temprana en una trampa mortal.

Amy Winehouse

Amy Winehouse

No es ella la única. De hecho, el famoso “Club de los 27” del que ella es el miembro más reciente, atestigua fielmente lo que puede ocurrir con una juventud llena de recursos pero sin valores firmes, sin criterios de vida fundamentados en firme roca. Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y Kurt Cobain, todos ellos jóvenes talentosos pero muertos a los 27 años por excesos con el alcohol, las drogas, etc.

Antes se decía que la juventud era el futuro. Hoy el futuro llega tan pronto que la juventud es el presente. Sin duda, esto ha significado un choque mayúsculo en la lucha de generaciones. Siempre la generación anterior a considerado a la más nueva como un producto de “menor calidad”. Siempre han tenido los jóvenes que luchar porque sus ideas sean reconocidas y consideradas por los “adultos”. ¿Cómo, entonces, puede el joven conseguir el equilibrio y fortaleza para vencer las tentaciones de la juventud, y a la vez lograr que sus ideas sean recibidas? El apóstol Pablo, escribiendo a su joven discípulo Timoteo, brinda la respuesta que resume tantos buenos consejos que podemos dar como respuesta a dicha pregunta:

Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza” (2 Timoteo 4.12; NVI)

Mis Divinas Decisiones – Congreso JBC 2011

Haz "Click" en la imagen para descargar las diapositivas. Necesitarás Acrobat Reader

Aquí les dejo las diapositivas del taller “Mis Divinas Decisiones”, que compartimos el pasado Sábado 22 de Abril del 2011 en el Congreso Nacional JBC 2011 “En tu vida ¿Quién decide?“. Gracias a todos los que asistieron y compartieron con nosotros sus impresiones, y gracias a todos aquellos que expresaron las bendiciones que este taller significó para sus vidas.

En resumen, esta taller demuestra el porqué es necesario contar con Dios ante cada decisión de nuestras vidas. No hay decisión tan pequeña o tan insignificante como para que el creado no entienda lo que el Creador quiere. Sentir lo que Dios siente, escuchar lo que dice y hacer lo que hace u ordena hacer son la clave para tomar decisiones divinas en nuestras vidas.

Espero sea de bendición nuevamente.

Vladimir